Después de tantos días confinados llegó el momento: ¡Por fin podemos salir un poco de nuestras casas!, aunque como decía Sandra en el blog anterior, todavía queda tiempo para encontrar la «nueva normalidad».  Nos hemos acostumbrado a salir y ver mujeres, hombres y niños con un nuevo complemento, la mascarilla. Artículo que aún no siendo obligatorio (de momento), el gobierno ha recomendado su uso para llevar a cabo cualquier actividad permitida con seguridad.

Las mascarillas y los guantes:  el nuevo problema de corto uso.

Como comentaba, la mascarilla junto con los guantes son accesorios que han invadido nuestras vidas y tenemos que ser conscientes del  impacto ambiental que suponen. Cada vez que vamos al supermercado necesitamos usar  guantes para evitar el contagio tocando productos. En la mayoría de trabajos también tendrán que usarlos, ya sea para teclear en el ordenador o para el intercambio de objetos entre vendedor y cliente. Al aumentar su demanda aumenta su producción y distribución, incrementando los gases de efecto invernadero. Además se generarán grandes cantidades de residuos tras su corta utilización.

¿Mascarillas desechables o reutilizables?

El principal peligro del uso prolongado de estos artículos, así como de su reutilización es la transmisión del virus por contacto, debido a la resistencia del virus durante horas e incluso días en ciertas superficies, tal y como lo afirman varios estudios. La Organización Mundial de la Salud nos aconseja cambiar las mascarillas cada vez que se humedezcan  por el aliento y la respiración, puesto que la humedad es beneficiosa para el patógeno. Aquí se encuentra el dilema ya que si es recomendable usarla y cada vez que se humedece cambiarla ¿Cuántas necesitaremos en nuestro día a día? ¿Cómo gestionar y generar menos residuos?.
A continuación vamos a exponer los pros y contras de estas mascarillas y cúal sería la elección más sostenible a nuestro parecer.

Mascarillas desechables:

  • Sin filtro:

Estas mascarillas utilizan su propia superficie como barrera contra el virus. Suelen tener alrededor de un 70% de eficacia. Pueden ser de tela, algodón, derivados plásticos o incluso papel. Pero el coronavirus ha hecho que se dispare la imaginación y puedes encontrar tutoriales para hacerlas hasta con la bolsa de la aspiradora.
El gobierno ha estipulado que deben venderse a 0,96€ y siempre con su respectiva homologación. Ahora se encuentran fácilmente en las farmacias e incluso ya las regalan en algunos establecimientos públicos. Por supuesto también en las grandes plataforma de venta online. Ésta por ejemplo es la puedes encontrar desde Amazon.

61J7fidX8dL._AC_SL1001_

  • Con filtro:

Añaden una válvula de exhalación, que lleva incorporado un filtro que puede ser de diferentes materiales y grados de protección. La estructura general de la máscara suele ser de algodón o telas plásticas. Su eficacia es mucho mayor alrededor de un 85%-90%. Su precio es más elevado y suele oscilar desde los 4€ a 15€. Las mascarillas FFP2/3 y N95 están concebidas como material «no reutilizable». Estas mascarillas para niños serían un buen ejemplo.

71TWx2O21RL._AC_SL1050_

Mascarillas reutilizables:

El Ministerio de Sanidad ha publicado una guía para la desinfección de las mascarillas reutilizables que puedes ver aquí.
Deberán ser de materiales que se puedan desinfectar fácilmente. Podrán tener filtro o no tenerlo. Hay que tener muy en cuenta que aunque muchas ofrezcan la opción de cambiar el filtro, eso no asegura que pueda reutilizarse contra el coronavirus. Se necesita que la estructura de la mascarilla también aguante el proceso de desinfectado.
Existen varios métodos para su desinfección como utilizar peróxido de hidrógeno vaporizado, la luz ultravioleta, vapor de agua, calor seco, productos de limpieza. Nosotros hablaremos de la desinfección por vapor, calor seco y productos de limpieza, ya que son las que están al alcance en la mayoría de los hogares.

  • De tela:

Se pueden lavar y desinfectar con detergente normal y agua a temperatura entre 60 y 90º (ciclo normal de lavadora). También las podremos sumergir en una dilución de lejía 1:50 (20 ml de lejía, 980 ml de agua) con agua tibia durante 30 minutos. Posteriormente lavar con agua y jabón y aclarar para eliminar cualquier resto de lejía.
Tras este proceso evaluaremos el estado de las mascarillas y verificaremos si las gomas mantienen sus propiedades de ajuste y revisaremos el filtrado. Puedes mirar a un foco de luz con la mascarilla y si pasa demasiada luz entre medias no es recomendable su uso. Si está dañada no ayudará a reducir la exposición a partículas en el aire. No es recomendable desinfectar las mascarillas de tela más de 10 veces. Puedes hacerlas tu mismo reciclando como están haciendo algunos voluntarios o comprarla online.

  • Con filtro:

Necesitan la opción de que podamos cambiar el filtro y encontrar repuestos fácilmente. Para su desinfección retiraremos el filtro de la mascarilla lo primero. Algunas gracias a su material pueden desinfectarse igual que anteriormente las de tela.

Si estan hechas de otros materiales como polipropileno, no se podrán lavar ya que al mojarlas el material filtrante pierde la capa hidrófuga. Para la reutilización de mascarillas FFP2/3 y N95 en caso de escasez existen algunas recomendaciones, que deberemos usar con cautela y como medidas excepcionales por la escasa evidencia disponible. Estos son los dos métodos que puedes utilizar en casa:

1. Podremos desinfectarlas con vapor a 121ºC durante quince minutos. Comprobaremos que las gomas se mantienen intactas y que cierran bien, controlando el número de veces que se re-esterilizan y no deberían tener más de 2-3 usos.

2. Calor seco a 65-70ºC durante 30 minutos utilizado un horno de convección o un secador de pelo. Intenta que la temperatura sea uniforme en todos los puntos y se garantice el mantenimiento constante y uniforme. Tampoco es recomendable usarlas más de 2-3 usos.

¿Cuál es la mejor alternativa al uso de guantes?

Usarlos solo cuando sea imprescindible y lavarse a menudo las manos. Parece obvio pero seguro que tu también has visto a alguien conduciendo con mascarillas y guantes puestos en su propio coche. No es obligatorio su uso para conducir. Además, puedes contaminar el habitaculo del coche. Algo que puedes evitar quitándote los guantes (siempre tirándolos al contenedor de restos y nunca al amarillo) antes de montar y lavarte las manos con gel hidroalcohólico. Gel en el que también podemos ahorrar plástico, si usamos una botella pequeña de cristal y la rellenamos con gel. Puedes comprarlo al por mayor aquí. Siempre sin hacer experimentos y buscando la forma más efectiva y natural.

¿Se pueden reutilizar?

Sí, los guantes reutilizables más recomendados son los de nitrilo. Duran más tiempo y son más resistentes a las tareas de limpieza con productos químicos. Los guantes de látex no son tan recomendados. No están diseñados para llevarlos puestos por la calle ni realizar las tareas de la vida cotidiana.  Por ello recomendamos tener un par de guantes de nitrilo para cada tarea.

818pI3iIEbL._SL1500_

A continuación te mostramos como desinfectarlos:

  1. Una vez hayas terminado de usarlos lávate las manos  con agua y jabón con ellos puestos, aproximadamente durante 1 minuto.
  2. Deja que se sequen.
  3. Quítatelos y guardalos en un lugar seco.
  4. Volveremos a lavarnos las manos sin los guantes con agua y jabón.

Con ellos puestos sentirás más seguridad, tenemos que tener precaución de no bajar la guardia.No debemos tocarnos la cara con ellos o tocar a otras personas.

Recuerda que si estamos a cargo de una persona enferma de coronavirus, es obligatorio el uso de guantes desechables.

¿ Y si no quiero reutilizar las mascarillas o guantes por desconfianza ?

Pues también puedes ayudar al medio ambiente gestionando bien los residuos que generes. Nunca los tires al suelo, pueden llegar a nuestros ríos y mares. Además, pueden ser un foco para los niños que pueden cogerlos accidentalmente o atrapar a animales. Guantes y mascarillas deben ir en una bolsa de basura exclusiva y depositarla en el contenedor de restos de tu ciudad. Nunca en el contenedor amarillo.
Y hasta aquí nuestro análisis de la forma más sostenible del uso y reutilización de mascarillas y guantes. Esperamos haberos sido de gran utilidad y ahorrar entre todos recursos, ya que el mejor residuo es el que no se genera.

¡¡¡Hasta la próxima!!!

Referencias: