Como muchos y muchas ya sab√©is, nos llamaron del programa Murcia Conecta para… ¬°Hacernos una entrevista en su plat√≥ en directo! Una vez que se nos pas√≥ la emoci√≥n (que os podemos decir que dur√≥ 1 hora por lo menos ja ja) llegaron los nerviosos y despu√©s una sensaci√≥n de miedo, porque claro, ERA EN DIRECTO. Solo hace 9 meses que empezamos en este mundillo y era un buen s√≠ntoma de que algo estamos haciendo bien.

¬ŅQu√© todav√≠a no lo has visto? Aqu√≠ te compartimos el v√≠deo para que veas que tal nos sali√≥.

Quedamos en ir el día 31 de enero, así que quedaban dos semanas hasta la entrevista, tuvimos tiempo de sobra para tranquilizarnos y disfrutar de esos sentimientos que nos hacían sentir tan vivos y tan orgullosos porque poquito a poquito nuestro humilde proyecto iba avanzando.

Lleg√≥ el d√≠a de la entrevista, a penas comimos en todo el d√≠a, pero est√°bamos muy contentos de tener la suerte de vivir esta experiencia. Nos mandaron unas indicaciones para llegar al edificio donde graban el programa. Una vez all√≠ directos a maquillaje con la profesional Beatriz Salazar. Fue muy simp√°tica con nosotros lo que nos ayud√≥ mucho a relajarnos, nos ve√≠amos muy extra√Īo por no estar acostumbrados al maquillaje, pero guap√≠simos.

Nos acompa√Ī√≥ a plat√≥, lo que no esper√°bamos es que nada mas abrir la puerta del edificio y cruzar una pasarela ya hab√≠amos llegado, no nos dio tiempo a ponernos otra vez nerviosos.

Estaban grabando en directo ¬°Qu√© emoci√≥n! All√≠ nos recibi√≥ Pepe el t√©cnico de sonido, muy majo. Nos coloc√≥ el micr√≥fono, ya no hab√≠a vuelta atr√°s. Cuando entr√≥ en publicidad nos hicieron se√Īas indicando que los siguientes en entrar √©ramos nosotros. Colocamos todos nuestros objetos hechos de pl√°stico reciclado y nos sentamos al lado de Alba, la presentadora, nos presentamos y comenzamos la entrevista.

Se pasó muy rápido, cuando empezamos a soltarnos ya se había acabado y eso que duró casi 8 minutos la entrevista, que puede parecer poco, pero las cámaras imponen. Una vez acabamos la entrevista regalamos alguno de nuestros cuencos tanto a Alba como a Pepe por su buen trato con nosotros. Venía lo mejor ¡comentar entre los dos que nos había parecido! La verdad que nos reímos mucho, porque ambos pensábamos que nos habíamos trabado al hablar y que no habíamos hablado con fluidez mientras que el otro pensaba que había hablado genial y que lo había hecho estupendamente.

Adem√°s, nos re√≠mos mucho porque nos dimos cuenta de algunos fallos que cometimos muy graciosos, como cuando Alba pregunt√≥ a Rub√©n por el cuenco de color malva y Rub√©n se√Īal√≥ uno de color amarillo por los nervios, o cuando yo, Sandra, empec√© a hablar de nuestros famosos llaveros con forma de caballitos de mar y comenc√© a buscarlos sin darme cuenta de que los dejamos en casa.

En fin, los nervios son traicioneros, pero estamos muy contentos y pensamos que nos ha salido bastante bien para ser la primera vez. Ahora vuelta al trabajo a seguir innovando con nuevas formas de utilizar nuestra m√°quina y seguir form√°ndonos para ser cada vez mejores comunicadores y que nuestro mensaje llegue a todos.